Revista Contante y Soñante 9

lunes, enero 23, 2006

LA MASCOTA QUE NO HE TENIDO

DESCRIPCIÓN DE UNA MASCOTA (3)
Un dálmata, macho, flaco y veloz; tiene una oreja negra y la otra sin manchas, la cola es negra. El hocico es largo, los dientes bien filados y afilados. Es mi amigo, me escucha, lo escucho, jugamos. Duerme en la sala, en un tapete rojo, se levanta temprano y da vueltas por la casa mientras yo duermo, tiene un estiramiento ritualizado, me espera, luego de un rato me va a despertar, pone la cabeza en la cama y refunfuña suave para que me despierte. Me voy y se dedica a esperar a que llegue, pero no se deprime, él tiene cosas que hacer, no sé qué pero las tiene y las hace. Cuando llego en la noche nos vamos a dar un paseo, saca la lengua mientras camina, huele indiferente, espera en las esquinas a que pasen los carros, me hala hacia un olor a fémina que busca desde que salimos, me guía, la verdad es él el que me saca a pasear. Se acerca y se va impacientando, cada diez metros me mira buscando aprobación y apoyo, yo le devuelvo un ladrido, él ríe, como ríe un perro. Se avecina y a la vez se impacienta, siente lo mismo que yo en la espalda..., camina disimulando la ansiedad, da la vuelta a la esquina y ahí está la dálmata, se saludan, ella va con su dueña, que es bella, tengo buena estrella.

1 comentario: