Revista Contante y Soñante 9

jueves, febrero 09, 2006

…EL 14…

CONVICCIONES- Ensayo (14):

¿7x2? = Locura. ¿Por qué? Espere yo escribo.

Noviembre de 2003, primavera. Cuando un hombre –Magro- de 18 años se empieza a dar cuenta de que hay un número que se está interponiendo en su vista más de tres veces al día en promedio, se comienza -por lo menos- a interrogar.

Febrero de 2006, primavera (vivo en Medellín). Cuando un hombre –Magro- ya de 20 años se empieza a dar cuenta de que ese mismo número que se estaba interponiendo en su vista unas tres veces al día en promedio, lo hace ya unas seis veces al día, se comienza -por lo menos- a enloquecer.

¿Por qué sucede un fenómeno como éste? Según mi psicóloga de cabecera -¿cuántas más habrá pues?- es por una Atención Selectiva que inconscientemente realiza mi mente. Pero, ¿hasta qué punto es por decisión mía que topo con esta cifra que resulta de restarle 186 a 200? Hay ciertas situaciones que hacen que este planteamiento de la “Selección” tambalee, ¿Cómo cuáles? Espere las escribo.

Un hombre, Magro, parte de un lugar en taxi, en el momento en el que se apea de éste observa la hora y es la 1:14a.m., ciertos minutos más tarde llega a su hogar, y mientras pasa por el pasillo entre el garage y su habitación mira el reloj del VHS y es ¡SORPRESIVAMENTE! la 1:14a.m. ¿Hay selección en sus actos?
El mismo hombre, Magro, sostiene una plática con su Magra vía celular, a través de mensajes de texto, y el tiempo exacto de envío, en varias ocasiones, de su mensaje es el minuto 14 de la hora en desarrollo. ¿Selección? No me parece, luce más bien como que “Se-lesiona" su cordura.
No es uno nuevo, es sólo la repetición del punto 1 y 2, una y otra vez, como ocurre en la vida de este hombre, Magro, de 20 años, en una primavera como las de Kim Ki-Duk, ¿no han visto la película?

Ahora bien, acepto que ha habido ocasiones en las que he provocado tales avistamientos, pero no han sido más que intentos desesperados de averiguar los secretos que esconde este catorce, las razones por las que salta a mi vista, las situaciones ambientales en las que aparece, los gritos silenciosos que dejan escapar dos números que si se superponen un poco forman la letra H, ¿será esa una señal? El hecho es que es un factor enloquecedor que no ha desaparecido desde 2003, es un golpe en la cabeza cada vez que surge, un Deja Vü que me acompaña en los relojes, los números telefónicos, las placas de los carros, las camisetas, las direcciones, los precios, el número de letras de mi nombre y apellido, en fin, everywhere! Todo esto ha desatado una locura que he bautizado Locura Espacial, 1, 2, 3…, 12, 13.., 14!!!, dios mío, ¡tiene 14 letras!. Talvez (volví a empezar con los “talvez”) sea mi destino que este número se me aparezca, que lo vea en todas partes, o talvez soy yo el que me le aparezco, el que lo asusta por todas partes, el que lo está enloqueciendo, el que tiene un nombre con el mismo número de letras que la cifra que es, talvez soy yo el que lo está enloqueciendo. Éste es el renglón número 14 de este párrafo, mejor termino.
IL MAGRO, 5 de febrero de 2006

1 comentario:

Jennifer Argáez U. dijo...

Mi nombre y apellido también tienen 14 letras! Sucristo, ahora será que se me va a empezar a aparecer a mí también?